RFC con CURP

Uno de los métodos más sencillos para solicitar tu Cédula de Identificación Fiscal (También conocida bajo el nombre de CIF) es el de la preinscripción utilizando tu Clave Única de Registro Población. O sea sacar el RFC con CURP.

Desde hace ya varios años, el Servicio de Administración Tributaria permite a aquellas personas que quieran darse de alta, el poder pre inscribirse por medio de un canal electrónico.

Es decir, los interesados podrán iniciar el trámite para obtener su Registro Federal de Contribuyentes por Internet, sin tener que abandonar su casa.

RFC con CURP

Y es que al habilitar estos servicios online, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público ha hecho que crezca el interés por parte de los contribuyentes más jóvenes, a quienes como sabemos, no les gusta perder el tiempo en cuestiones burocráticas.

Sin embargo, no debemos dejar de lado el hecho de que toda persona que se integre de manera activa a un puesto laboral en donde reciba una remuneración por sus servicios, debe notificarlo de inmediato al SAT, a fin de que este le fije la cuota de impuestos que desde sufragar periódicamente.

Es obvio que quienes se encuentren interesados por enviar sus datos al portal del Servicio de Administración Tributaria, deberán tener a la mano una computadora que cuente con el servicio de conexión a Internet.

No importa la velocidad de tráfico de datos que tengas, puesto que este portal creado por las autoridades fiscales funciona perfectamente inclusive con sistemas de conexión antiguos (Es decir, aquellos que aún no son de fibra óptica).

Tampoco es relevante el sistema operativo que utilice tu equipo de cómputo. En el caso de que utilices una computadora personal, bastará con el sistema operativo de Windows XP o posterior.

Lo verdaderamente trascendente para que todo te salga a la primera es verificar que tu navegador de Internet se encuentra actualizado a la última versión, puesto que al no ser así, se pueden llegar a presentar algunos inconvenientes de incompatibilidad.

Las principales marcas de exploradores web que hay en el mercado son gratis y además ofrecen la opción de actualizarse de forma automática. Algunos de los más estables son: Google Chrome y Mozilla Firefox.

Estos buscan de manera periódica las versiones oficiales más nuevas que se hayan liberado, con el objetivo de que no seas “vulnerable” al momento de estar navegando por internet.

Por otro lado, algunos analistas en materia de economía han señalado que la apertura que ha tenido el portal del SAT al permitir el registro de la RFC con homoclave usando la CURP, ha provocado que más de 2 millones de personas se hayan escrito en lo que va del último lustro.

Cuando se utiliza la tecnología de manera correcta, como en el caso de la obtención del RFC, los usuarios quedan sumamente felices, ya que la pérdida de tiempo se reduce a su mínima expresión. En años anteriores, para darse de alta y así solicitar el cálculo de RFC, uno debía acudir personalmente en varias ocasiones a la oficina del SAT más cercana al domicilio fiscal en donde se recibirían las notificaciones de este organismo.

Además de las constantes visitas a estos centros de atención para ir completando uno a uno los procesos de solicitud del RFC, los documentos que te pedían para finiquitar el proceso eran muchísimos.

Eso sin detenernos a contar el tiempo que tenía que transcurrir hasta que dicha institución nos entregaba el RFC en propia mano.

Hoy la metodología se ha transformado por completo y se calcula que desde el momento en el que un contribuyente empieza su trámite de inscripción al RFC, trascurren un máximo de 15 días hábiles para que concluya esta diligencia de una forma muy sencilla, puesto que únicamente deberá acudir una sola vez a la oficina SAT que le corresponda.

La opción de RFC con CURP sólo es válida para personas físicas

Las autoridades fiscales en México han dividido a los contribuyentes en dos grandes grupos. El primero de ellos se encuentra conformado por las “Personas Morales”, o empresas. Mientras que el segundo está integrado por individuos a los que se les conoce como “Personas Físicas”.

La Clave Única de Registro de Población (CURP) fue creada como un método de identificación personal e intransferible que toda persona que viva en México debe solicitar. Por lo tanto, la CURP se encuentra inhabilitada para ser otorgada a sociedades colectivas como ocurre en el caso de las empresas.

Ahora bien, si entre tus planes aún no está el de ingresar al mercado de trabajo, no te preocupes, ya que de todas maneras puedes inscribirte al RFC con CURP. Lo único que tendrás que hacer una vez que entres a trabajar será dar aviso al SAT para que cambie tu situación fiscal. Esta operación no tiene ningún costo.

Para registrarte por Internet necesitarás:

– Entrar a la página oficial del SAT y dar clic en el vínculo de “Trámites” que se muestra en la barra horizontal que aparece en la pantalla principal.

– Después posa el puntero del ratón encima de la palabra “RFC” y escoge la manera en la que quieres pre registrarte: Lógicamente en este caso será aquella que dice RFC con CURP.

– Después el sistema te pedirá que coloques los números y letras que componen a este código (son 18 en total). De igual forma se te indicará el momento exacto en donde debes introducir un “código de validación”, el cual le permitirá saber al software del SAT que quien está detrás de la pantalla es un ser humano y no un robot.

– De forma completamente automatizada se llenarán la mayoría de tus datos personales (nombre, fecha de nacimiento etc.).

– Cuando termines, no olvides dar clic en el botón de enviar e imprimir el recibo que se genera después de la preinscripción al RFC. En este papel vendrá escrito un número de folio. Debes presentarlo en la oficina del SAT que te corresponda para que el asesor te entregue la documentación pertinente.

En otras palabras, en tu cita de recepción de documentos te darán:

– Tu Cédula de Identificación Fiscal.

– Una guía de derechos y obligaciones de los contribuyentes.

Por cierto, es falso que la CURP tenga un periodo de vencimiento, pues recuerda que esa clave te acompañará desde el momento en el que la haya solicitado hasta que fallezcas.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *